La música de la misa de matrimonio contribuye en gran medida a que ese momento tan importante sea absolutamente especial y conmovedor. Las siguientes son los puntos más clave al elegir la música de la Misa de Matrimonio.

  1. Elige el repertorio: clásico, moderno o combinado:

    En estas misas se suelen interpretar piezas musicales en 10 momentos de la ceremonia. La entrada del novio es el primer momento, y en este se pueden hacer piezas moderna (Por Ti Volaré de Andrea Bocelli o Perfect de Ed Sheeran son muy buenas opciones). La entrada de la novia en cambio suele ser clásica (la Marcha Nupcial de Mendelssohn es la opción favorita de la mayoría de novias).

    Momentos como el Cordero de Dios o el Sanctus necesariamente deben tener el texto litúrgico adecuado, pero existen versiones tanto clásicas como modernas para estos momentos.

    Las piezas para la salida y para el momento de las firmas pueden ser piezas modernas que tengan un significado especial para los novios.

  2. Elige un formato acorde al repertorio y al número de invitados:

    Con formato se quiere decir el número de instrumentos y voces, y qué instrumentos y voces interpretarán el repertorio. Para una ceremonia íntima de menos de 30 asistentes un cuarteto o incluso un trio es adecuado, pero para una iglesia con 150 invitados o más se podrían tener formatos de 6 o 10 músicos.

    La conformación de un cuarteto puede ser de 2 voces más piano y violín. Este formato permite cubrir repertorio tanto clásico como moderno. Un sexteto suele estar conformado por 2 voces, piano, violín, cello y contrabajo (o bajo eléctrico). La presencia de violín y cello permiten lograr sonoridades más llenas y elegantes.

    Formatos más grandes como el de deceto (10 músicos) pueden conformase así: 4 voces, violín, cello, flauta, trompeta, piano y contrabajo. En este formato se logran sonoridades más grandiosas e impactantes, muy adecuadas para obras como el Aleluya de Handel o la 9ª Sinfonía de Beethoven.

  3. Consulta con el Padre que oficiará la ceremonia:

    Siempre es importante informar al Padre del repertorio que se ha elegido a fin de que él sepa qué momentos de la ceremonia llevarán música y así dé el espacio para que se interprete.

    Generalmente los Padres no tienen problema en que se canten canciones de amor en algunas secciones de la ceremonia, pero la mayoría no admite música durante la Elevación, por ejemplo.

    Un repertorio bien elegido, interpretado por un formato adecuado son los elementos básicos para que la música de la Misa de Matrimonio llene de emoción y de estética ese momento tan especial.